Internalización del coste de la externalidad. Teorema de Coase. Otras soluciones privadas.

Los mercados privados, en algunas circunstancias, pueden resolver las externalidades sin

ayuda del Estado. Estas externalidades que son producidas por una persona o empresa

que emprende una acción produciendo un efecto en otra persona o empresa por el que ésta

no paga o es pagada tienen dos tipos de consecuencias: por un lado, una producción

excesiva de bienes que generan externalidades negativas, o por el lado contrario, una oferta

insuficiente de bienes que generan externalidades positivas.

 

La manera más sencilla de resolverlas consiste en internalizar la externalidad formando

unidades económicas que tengan suficiente tamaño para que la mayoría de las

consecuencias de cualquier acción ocurran dentro de la unidad. Pueden asignarse,

debidamente, derechos de propiedad, para poner solución a las externalidades, que otorgan

a una determinada persona el derecho a controlar algunos activos y a cobrar por el uso de

la propiedad.

 

Por ejemplo, la extracción de petróleo, si el derecho de propiedad para explotar recae

únicamente en las manos de un productor, su extracción será de manera eficiente, sin

embargo, si este derecho de propiedad está repartido entre varias empresas, el montaje de

varios pozos de explotación restan eficiencia al terreno debida a una pérdida de presión del

suelo reduciendo la producción. Por ello, los propietarios de pozos de petróleo suelen

unificar su producción, reduciendo así las probabilidades de que se perforen demasiados

pozos.

 

La afirmación de que siempre que hay externalidades, las partes afectadas pueden unirse y

llegar a un acuerdo por el que se internalice la externalidad y se garantice la eficiencia es lo

que se denomina como teorema de Coase. En este acuerdo, hay que determinar quién

compensa a quién, aspecto muy importante para saber qué consecuencias distributivas

tiene la externalidad.

 

Cuando los derechos de propiedad no están perfectamente definidos es el sistema jurídico

quien puede proteger de las externalidades. El derecho consuetudinario no permite que una

parte perjudique a otra, significando perjuicio, toda una variedad de costes económicos que

se imponen a otros.

 

Para reducir la incertidumbre sobre estos derechos de propiedad que a menudo no están

perfectamente definidos, el Estado ha tratado de aclararlos y de precisar la naturaleza y la

cantidad que puede obtenerse por daños y perjuicios. La legislación y la normativa más

recientes han reconocido la importancia de los valores de existencias; el Estado (en calidad

de fideicomisario de los recursos naturales del país) tiene derecho a presentar una

demanda por daños y perjuicios (aunque según la legislación actual estadounidense, la

cantidad recuperada ha de utilizarse para la reconstrucción).

 

Aunque estas soluciones de internalizar la externalidad, asignar derechos de propiedad

(teorema de Coase) y utilizar el sistema jurídico tiene fallos como son los siguientes:

Problemas del bien público referido a los free rider. Agravados por los problemas de

información imperfecta: cuánto debe compensarse a una persona por la externalidad unido

al incentivo por no decir la verdad. Los costes de transacción y los problemas adicionales de

los litigios sobre la diferencia de acceso (precios) y la incertidumbre de los resultados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.